LORETTA CHASE. “Abandonada a tus caricias”.

abandonada-a-tus-caricias

 

 

Este título un poco cursi y que me sugiere un encuentro amoroso lento y dulce no tiene nada que ver con lo que me encuentro aquí: la historia de la Bella y la Bestia pero con unos personajes espléndidos y chispas saltando por todas partes.

Lord Dain, Sebastian Ballister, también conocido como Belcebú, es un noble narigudo con un cuerpo espectacular: muy grande y demasiado moreno. Tuvo una infancia marcada por dos hechos: el amor de su padre brillaba por su ausencia y su madre, una italiana temperamental, les abandonó para marcharse con su amante.

Tras ese suceso su padre le envió a Eton, interno, donde la relación con sus compañeros consistió en burlas, abusos y rechazo por parte de ellos, y orgullo, contestaciones provocadoras y resistencia por parte de él. Todo cambió cuando se impuso a base de golpes convirtiéndose en un pequeño furioso que multiplicó su fuerza.

Aprendió a valerse económicamente por sí mismo. Listo y eficiente se hizo con una pequeña fortuna que le permitió no depender de su padre. Al morir éste convirtió su legado, lleno de deudas, en una próspera propiedad en poco tiempo y se marchó a París a vivir dedicado a la juerga y a las mujeres.

Allí le rodearon y se convirtió en líder de un grupo de desocupados que se dedicaban a lo mismo que él. En busca de uno de esos inconscientes, ya casi arruinado, llega Jessica Trent, nuestra heroína.

¿Su misión? Hacer que su hermano, ese atolondrado ingenuo, se aleje de Lord Dain y de su vida de perdición. Y de paso, que no le fastidie por sus deudas sus planes de independencia: montar un negocio con mucha clase de venta de antigüedades, joyas, etc.

El encuentro entre Jessica y Sebastian fue… magnífico. En una tienda, con un diálogo ingenioso, procaz y descarado a cuentas de un reloj que en su diseño tiene una escena impúdica y atrevida y que Jess quiere comprar para regalárselo a su abuela. Encontrareis una pequeña muestra en el blog “Amor por los libros” cuya autora comparte mi fascinación por la protagonista.

Y de ahí en adelante… algunas escenas de dejarte sin respiración por su erotismo:

– la escena quitándole un guante. Ni Rita Hayworth en Gilda subió tanto la temperatura a los hombres como ese feucho a las lectoras quitándole el guante a Jess.

– Un beso bajo la lluvia que provoca una envidia horrorosa.

Jessica es una mujer pequeña pero fuerte, inteligente y de lengua rápida. Acostumbrada a manejarse con hombres (ha criado a muchos de sus primos), soltera por decisión propia y nada melindrosa, cuando se siente fuertemente atraída por Lord Dain y su imagen de perversidad va a por lo que quiere. Su sentido común, su equilibrio y sus manejos me han tenido de lo más entretenida y admirada. ¡Que mujer tan batalladora!

Sebastian por su parte es un tesoro de dulces en un cofre feo y grande. Es sensible y temperamental hasta la exageración pero lo tiene bien escondido tras una imagen cuidadosamente construida de hombre vividor al que no le importan los demás ni sus convenciones. Hace lo que le place cuando le place y nadie se le enfrenta. Sólo se relaciona con prostitutas y con otros hombres amigos de la vida disipada.

Como es demasiado consciente de su físico (“erase un hombre a una nariz pegado, erase una nariz superlativa…”) no cree de verdad que ella se sienta atraída por él. Ve siempre una segunda intención en sus acciones: aprovecharse de su dinero, la burla, venganza por haber arrastrado a su hermano al abismo… todo con tal de no ver lo que tiene delante de sus narices: que uno no elige sentirse atraído por algo. Llega y ya está. Y a ella… yum, yummm… le gusta. Mucho.

El final puesto que es una novela romántica, ya lo sabemos. Pero hasta que llegan ahí es un placer auténtico el que nos deparan los encuentros entre estos dos. Es una de las novelas que más me ha gustado de las leídas de este género en los últimos meses. De verdad, no os la perdáis.

LORETTA CHASE. “Irresistible”

LORETTA CHASE Irresistible2

 

  • Serie “Hermanos Carsington”.
  • Libro 1.- Irresistible
  • Nº de páginas: 400 págs.
  • Editorial: DEBOLSILLO
  • ISBN: 9788483466667

OPINIÓN:

Para estar ambientada en la Inglaterra de la Regencia (una época que ya me da un poco de pereza, la verdad) y ser el primer libro de una serie (otra cosa que ya también me está haciendo retraerme a la hora de elegir lecturas) la leí con mucho agrado. Me enganchó ya en los primeros párrafos.

Cuando acabé de leerla pensé (muy mal por mi parte) que la olvidaría en poco tiempo pero sorprendentemente está bastante “entera en mi memoria”con lo que hay que darle a la autora el mérito que se merece.

Mirabel Oldridge es todo un personaje: pelirroja a la que se supone fogosa (no sé por qué no suele haber personajes pelirrojo tímidos, casi todos son todo fuego y fuerte personalidad). A lo que iba: ella es una chica muy responsable, resignada ya a su soltería pero muy dedicada a sacar adelante la finca de su padre tras quedar casi en la ruina por las malas artes de una administrador ladrón que se aprovechó del especial ”estado de su padre”.

El padre, hundido tras la muerte de su mujer vive absorto en la botánica. Nada más le importa excepto estar puntual a la hora de cenar.

En este escenario aparece Alistair Carsington, un héroe de guerra un poco maltrecho (ha quedado un poco cojo). Intenta que se ponga en marcha un canal que atraviese las tierras de “ella”, la chica “dura de roer”. “Él” es un tarambana muy proclive a enamorarse perdidamente y un dandy preocupado por su apariencia hasta la obsesión (esto da momentos divertidos). Esta afición le ha costado mucho dinero a su padre, por lo que el pobre hombre se ve obligado a decirle que se case con una heredera que le mantenga. Nada raro por aquella época, por otro lado.

Alistair ve en el canal, que llevaría el carbón desde las minas de su amigo hasta los compradores, su medio de alcanzar la independencia económica y lucha por que se lleve a cabo.

¿Qué decimos de ella? Ella es inteligente, ingeniosa, pero (siempre hay un pero) es un desastre en su apariencia y además bastante obstinada. Su manera de vestir y de peinarse le resultan horripilantes al exquisito de Alistair. Tanto, que no es capaz de fijarse en otra cosa cuando ella se encuentra presente. No hay debutante “mona” que pueda competir con ella por atraer su atención.

La construcción del canal los coloca en posiciones irreconciliables, lo cual casa mal con la atracción que chispea entre ellos. Al final es una novela de “amigos en la cama” y “enemigos en los negocios”.

¡Hasta ahí!¡Ya no destripo más la trama! (espero no haberme pasado).

Como la novela es romántica el final es previsible.

Tenemos un rapto y un intento de asesinato. Hay un malo y tejemanejes a los que los protagonistas son ajenos.

Me resultó un poco chocante la desinhibición sexual de la protagonista (no creíble en la sociedad y época en la que se desarrolla la acción) pero por lo demás está muy bien: los diálogos son ágiles y los personajes interactúan entre ellos de forma divertida. Creo que la intención de la escritora es más de “estoy por la comedia” que de “estoy bien documentada y soy fiel a la historia”.

Todo el relato tiene un toque  que me gusta. No puedo decir que iré como loca a leerme las otras novelas de la serie pero por supuesto que las pongo en la lista de pendientes.