DIANE LACOMBE.- “Sorcha”.

Sorchalite

  • Nº de páginas: 400 págs.
  • Editorial: EDICIONES B, S.A.
  • ISBN: 9788466640220

SINOPSIS: Una intensa y apasionante historia de amor en la Escocia Medieval. Sorcha Lennox, quien vive refugiada en un convento, es llamada por Gunelle MacNèil para vivir como su dama de compañía en el castillo de Mallaig. Baltair, el hijo de Gunelle, deberá acompañar a la joven en el camino y, durante el recorrido, se forjará entre los dos jóvenes un lazo muy especial. Pero al morir el jefe del clan todo se trastoca. ¿Podrá el vínculo resistir a los hechos nefastos que amenazan la tranquilidad de la vida cotidiana de Mallaig? Continúa la historia de las mujeres de El clan de Mallaig, personajes entrañables que viven una vida fascinante en las Highlands escocesas.

RESEÑA: De esta 2ª parte de la trilogía tengo que decir que no me gustó tanto como la primera, por no decir directamente que la última parte me costó un poco terminarla. ¿Sería que los personajes no me llegaron como los de “Gunelle”? Porque, el cuidado por los detalles, la perfecta ambientación medieval, … en fin, todo lo que dije que era de aprecio en Gunelle, aquí también está presente. Pero… y es un gran PERO, la historia no me llegó de la misma forma.

Encuentro dos partes bastante diferenciadas en la novela: la primera, en la que narra la vida de Sorcha en el convento, y que a pesar de las pocas aventuras y sucesos a destacar no me aburrió. Y la segunda, en la que se fragua la historia del romance y en la que hay mucho más movimiento, tras la huida de Sorcha de la isla. Es esta última parte, con sus aventuras con los cómicos, su llegada al castillo, el conocimiento de sus origenes, … la que sorprendentemente me resultó más pesada. ¿Por qué? Creo que por los protagonistas, Sorcha y Baltair. No me convencieron y su historia de amor, tampoco. La única chispa de la novela la pone la insufrible hermana y el “tontainilla” de su marido, que por otra parte es el personaje que resulta más simpático.

Sigo pensando que nos sitúa estupendamente en la Edad Media con sus supersticiones, su incultura, la inseguridad de la vida, sobre todo para las mujeres, la pobreza, los precarios y pocos conocimientos de medicina que existian, el extraordinario poderío de la iglesia en la sociedad … Con ello te obliga a plantearte muchos temas como por ejemplo, la terrible disyuntiva en la que se encontraban muchas de las sanadoras de la época: utilizar su saber para ayudar a curar o arriesgarse a acabar en la hoguera condenadas por brujas por la iglesia.

PERO,… como os lo cuento: me falla la “historia” sobre la Historia.

Por cierto, se supone que es romántica y después de aproximadamente tres cuartos del libro leidos no había habido ni un miserable beso de los protagonistas. Definitivamente esta novela encaja mejor dentro de la clasificación de histórica que de romántica.

Balance final: La acabé desganada y no sé si acabaré de leer la trilogía. Dejaré pasar un tiempo y veré si me animo.

DIANE LACOMBE.- “Gunelle”

 gunelle

Editorial: Ediciones B
Nº Páginas: 448
ISBN: 978-84-666-3770-1

Saga: “El clan de Mallaig” (Se trata de una trilogía: “Gunelle”, “Sorcha” y “Lite”).

SINOPSIS:

La joven Gunelle Keith, procedente de las Lowlands escocesas, ha sido prometida en matrimonio con Iain McNeil, el heredero del clan de Mallaig, de las Highlands. Para una mujer refinada como Gunelle, el viaje a las tierras del norte constituye un tremendo choque cultural, pues los habitantes de la región le parecen unos bár baros. Sin embargo, por tratarse de una alianza que conviene a los dos clanes, Gunelle acepta su destino.

RESEÑA:

¿Dije que estaba harta de escoceses musculosos?… Volví a picar. Una historia romántica ambientada en las Highlands. Llegué a ella por una recomendación. Si no hubiera sido por eso, y porque hojee el libro y me gustó el estilo, no la habría escogido: la portada me habría echado para atrás (¡que poco afortunada es!).

Es la historia de Ian MacNeil y Gunelle. A él, a pesar de serle reconocida su valía como guerrero, sus defectos (mujeriego, bebedor y con un comportamiento descontrolado) le incapacitan como lider del clan. Su padre le concierta un matrimonio de conveniencia y ¿quién es la afortunada? Gunelle, una muchacha recien salida del convento y cuya pasión es el estudio. Ninguno de los dos desea ese matrimonio pero es Gunelle, tras su llegada a Mallaig, la que ha de adaptarse: aprender el gaelico para poder comunicarse (su marido no habla otra cosa) y a llevar los asuntos propios de la castellana.

Ian MacNeil, forzado a casarse no hace nada por facilitar la vida de Gunelle. Todo lo contrario: la humilla siempre que puede o simplemente la ignora. La deriva hacia el sosiego, el amor y la estabilidad se produce muy gradualmente y, todo hay que decirlo, ella tiene que aguantar y perdonar mucho. Pero, a pesar de eso, el personaje de Gunelle no transmite sumisión ni debilidad, sino fortaleza y sentido común.

Es una bonita historia. En ella no ocurre, como es habitual en muchos de estas novelas románticas, que los personajes actuan como lo harían en el siglo XX  aunque las autoras, con unas pinceladitas de historia, sitúan la acción en otro siglo. En este caso está muy bien ambientada: se refleja el peso de la religión en la vida medieval, el papel secundario y casi inexistente de la mujer en las decisiones de calado, la importancia que se daba al entrenamiento como guerrero en detrimento de la educación, la dureza de la vida diaria…

Son también muy interesantes las descripciones del castillo o del asedio. Demuestan que la autora se ha documentado muy bien.

Las intrigas por la lucha por el liderazgo en el seno del clan hacen que la historia sea algo más que un simple romance y le aportan un poco de suspense. Eso, unido a la evolución que experimentan los personajes principales y al interés que despiertan los personajes secundarios hacen que el libro se lea muy fácilmente, a pesar de que el final es previsible.

Por otro lado, ¿alguien quiere leer historias románticas que acaben trágicamente? Lo suyo es que acaben felices y coman perdices.

Balance final: Me gustó bastante. Ahora mismo estoy leyendo la continuación “Sorcha” y de momento va en la línea del primero con el añadido de ver los cambios en algunos de los personajes de esta novela (que no siempre son para bien).