LOIS MCMASTER BUJOLD. “Criópolis”.

LOIS MAC MASTER BUJOLD Criopolis

 

  • Nº de páginas: 400 págs.
  • Editorial: S.A. EDICIONES B
  • ISBN: 9788466646918

Lo que nos cuenta “La Casa del Libro”:

La espera ha sido larga, pero ha valido la pena. Tras quince años de éxito de publico y critica, Lois McMaster Bujold por fin se ha decidido a continuar con la más importante y famosa saga de aventuras de ciencia ficción de todos los tiempos: la protagonizada por ese genio sin par llamado Miles Vorkosigan. Unas aventuras que recuerdan la mejor space opera, pero con una potente carga de ironía y humor tratados con suma inteligencia y dinamismo. Una serie con personajes entrañables que resuelven, gracias a la genialidad de Miles, situaciones completamente imposibles. La serie ha obtenido gran éxito popular como atestiguan las impresionantes cifras de ventas y los muchos galardones: cuatro premios Hugo, dos Nébula, dos Locus y un Analog

OPINIÓN:

Tras ese exceso de “parabienes” mencionados en el párrafo anterior y como ya le tenía ganas al Sr. Miles Vorkorsigan comencé esta novela aunque sabía que era la “tropecientasmil” de la serie.

Nada más empezar tuve “esa maravillosa sensación” que se traduciría en que yo soy un gato y estoy relamiéndome los bigotes tras beber leche. Me dije. ¡esto me gusta! (mueca de satisfacción)

Criópolis es una de las aventuras de un famoso lord auditor imperial, Miles Vorkorsigan, cuya principal misión en estos momentos de su vida (maduro, felizmente casado y padre de varios churumbeles) es servir al emperador aprovechando sus particulares habilidades para desentrañar misterios allá donde le envíen.

Por lo que he leído por ahí ya sé que cada una de las novelas con las aventuras de Miles Vorkorsigan es independiente. Una novela , una misión. Parece un bajito agente 007. Tiene en común con él que es igual de peligroso (allí donde va él, siempre hay lío) y que se puede disfrutar leyendo sólo una de las novelas de toda la serie aunque nos encontremos con personajes comunes a todas.

Con una forma de narrar con la que me sentí muy cómoda la autora nos lanza de lleno a una visita de Miles al planeta Kibou-daini para investigar el intento de expansión comercial de una empresa dedicada a la criogénesis llamada “CrisBlanco”.

¿Que mundo nos encontramos en Criópolis? Uno en el que, como dice la novela, están tan preocupados por burlar a la muerte que no se ocupan de vivir. Uno en el que te congelas para no morirte y en el que cuanto más sano te congeles más posibilidades tienes de que al descongelarte vaya la cosa “chapeau”. Consecuencia de esto es que cada vez la gente se congela más viva. ¿Y en que se convierten? En un “patrón”, un producto en manos de una empresa que puede mercadear con tu cuerpo congelado ¡La cosa da un poco de susto, la verdad! El susto porque se vislumbra lo que sería de un planeta como el nuestro si la técnica permitiese actuaciones semejantes a las que se dan en el planeta Kibou (congelar y revivir). ¿Hasta dónde llegaría la acumulación de “congelados”?

Esta es la parte más “de pensar” con todas las cuestiones planteadas:

1.- La búsqueda permanente del ser humano de, si no de la inmortalidad, si de una vida lo más larga posible a través de la congelación de los cuerpos. Se trata de detener el tiempo hasta encontrar la cura a aquello que nos llevará a la enfermedad y la muerte.

2.- Como se gestionan tanto cuerpo congelado.

3.- Como minimiza esa sociedad el hecho de despertar encontrándote desubicado de tu tiempo y de tus vínculos afectivos.

4.- Problemática a resolver: “el patrón” no estará presente para velar por su cuerpo congelado poniendo tu futuro en manos de las corporaciones, que siendo empresas funcionan como las que conocemos ahora: con compras, fusiones, absorciones, etc. Un lío de padre y muy señor mío.

Pasemos a la acción:

Miles y su guardia de seguridad Roic, junto con otros cuantos, son secuestrados por un movimiento radical.

Nuestro héroe tiene una reacción alérgica a la droga que pretendía aturdirle y acaba convertido en un maníaco alucinado. Esta reacción imprevista hace que pueda escaparse de sus captores y ande perdido entre los interminables pasillos de las criotumbas para acabar siendo recogido por Jin, un niño huérfano que pertenece a un grupo marginal.

La percepción que él tiene hasta ese momento del planeta es la que le ofrecen los gobernantes a una visita diplomática (todo lo bueno, por supuesto) y ese encuentro con Jin le permite atisbar una realidad distinta. Su curiosidad y el fin de su misión pasan por que él tire de todos los hilos que se encuentre (que son muchos) hasta saber que es lo que está pasando allí realmente.

La novela no abunda en descripciones tediosas ni largas explicaciones. Es muy entetenida. Miles es mucho Miles, pero también los secundarios brillan con luz propia. Especial mención a Jin que se nos presenta como un niño muy inteligente, atrevido y un gran amante de los animales (ver la parte en la que Miles se encuentra durmiendo rodeado de una gata de 3 patas, una rapaz, ratones varios y gallinas y pollos con una cuerda atada para que no se tiren de lo alto del edificio donde tiene Jin su guarida).

La forma en que se expresan los personajes es, como diría una amiga, “un punto”. Un ejemplo que recuerdo: Miles está diciendo que en vez de un misterio tiene ya dos entre manos. Tiene por tanto “Mitosis misterial”.

A veces me resultó un poco lioso el tema de las corporaciones y los intereses económicos. Ahí no he estado en mi salsa pero en general la historia fluye llena de acción y aventura. Nos encontramos de todo: raptos, escapadas, movimientos revolucionarios, resurrecciones equivocadas, chantajes, interrogatorios con pentarrápida (droga), … el entretenimiento está servido y si lo amenizamos con criaturas extrañas a modo de mascotas (esfinges) la cosa se anima.

Os dejo enlace a otras reseñas que no son tan entusiastas como la mía. Probablemente porque, a pesar de ser un clásico, yo no había tenido el placer de leer ninguna de las obras de esta autora y los que reseñaron esta obra sí. Y, como yo no tengo con lo que comparar, ésta me ha parecido lo suficientemente buena para seguir leyendo sus obras. Realmente, me gusta su estilo.

Sentido de la maravilla

Sitio de Ciencia Ficción.

 

 

Anuncios