GRAEME SIMSION.- “El proyecto esposa”.

Proyecto esposa, El_137X220

  • Nº de páginas: 320 págs.
  • Editorial: PUBLICACIONES Y EDICIONES SALAMANDRA
  • ISBN: 9788498385540

SINOPSIS:

«Me llamo Don Tillman, tengo treinta y nueve años y soy profesor adjunto de Genética en la Universidad de Melbourne. Mi trabajo está bien remunerado, me alimento de forma equilibrada y regular, y mi condición física es óptima. En el reino animal, no tendría ninguna dificultad para aparearme, pero en el humano, nunca he logrado tener una segunda cita con la misma mujer. Los motivos de mi fracaso no termino de entenderlos, y como las estadísticas muestran que los hombres casados son, en promedio, más felices y viven más tiempo, he decidido poner en marcha un programa vital para mí, el Proyecto Esposa. A tal fin, he creado un algoritmo perfecto que me permitirá excluir las candidatas inadecuadas: las fumadoras, las impuntuales, las desorganizadas, las que dedican demasiado tiempo a su aspecto exterior… en suma, todas aquellas que no respondan a los estrictos criterios que se exponen en el cuestionario de dieciséis páginas que he elaborado. Este libro es el informe científico (aunque me han explicado que hay que denominarlo novela) acerca del resultado de mi proyecto. Quien lo lea descubrirá que la candidata menos apropiada se llama Rosie; y también encontrará la respuesta a una pregunta fundamental: ¿puede el amor cambiar la vida de una persona, incluso de un individuo como yo?»

¿Qué nos dice la editorial?

“Hilarante, sorprendente, ingeniosa, El Proyecto Esposa tiene un protagonista excepcional: el inteligente, obsesivo y literal Don Tillman, para quien navegar por este mundo de emociones complejas e incoherentes, poblado por seres que a menudo dicen exactamente lo contrario de lo que piensan, constituye una tarea tan ardua como desconcertante.”

¿Qué opino yo?

Que sorprendente, lo que se dice sorprendente, no es.

¿Habéis visto la película que protagoniza Jack Nicholson, titulada “Mejor Imposible”? Pues es lo primero que me vino a la cabeza cuando vi el resumen en la contraportada, y esa semejanza se fue afianzando en mi cerebro conforme leía la novela y anotaba las manías de Don, su inflexibilidad en las costumbres, su pensamiento rígido y su inadaptación social.

El autor ha debido servirse de ella para crear sus personajes porque encontramos una referencia directa: se encuentra entre las películas que facilita Claudia (la amiga psicóloga) a Don cuando éste empieza su transformación..

Como la película me gustó mucho, el libro tenía grandes posibilidades. Antes ya de llegar a la página 25 estaba encandilada con el profesor Don Tillman. Sus peculiaridades y manera de entender el mundo de manera literal eran refrescantes y divertidas. La ironía, los dobles sentidos y el lenguaje no verbal no son procesados demasiado bien por su muy privilegiado cerebro. La descripción de la charla que dio a unos niños con síndrome de asperger (¡bien por los aspis!) y la descripción de la relación con su amiga Dafne, una ancianita vecina, hicieron que cayera rendida a sus pies.

Despues de la primera parte que me gustó mucho, me “desrendí” (acabo de inventarme la palabra) porque el personaje evoluciona hasta lo que podríamos decir “la normalidad” por obra y gracia de su enamoramiento (no reconocido) de Rosie, una mujer que es todo lo contrario de lo que él va buscando. Es fumadora, “casi” vegetariana, impuntual… todo un cúmulo de imperfecciones juntas a ojos de Don.

Y es entonces cuando, para mi, decae un poco y empieza a no resultarme creible (dentro de la propia dinámica de la novela). Esta transformación, que es muy rápida, comienza cuando se va a Nueva York cuatro días. Se fue siendo un friki de rígidos horarios, costumbres inamovibles y gustos muy definidos y vuelve tranformado en un amante del beisbol, abierto a nuevas experiencias y con un comportamiento muy maduro (ver como intenta mediar en el matrimonio de sus únicos amigos, que está haciendo aguas).

Rosie es una chica “jodida” (lo dice ella, que a mi no me gusta ser tan malhablada) por la relación con su padre, que no es su padre. Está inmersa en la búsqueda de su padre natural (fue fruto de un noche loca de su madre) y embarca a Don en ella. Él pasa a dedicar toda su atención al proyecto padre dejando un poco de lado el proyecto esposa. El nuevo proyecto, además de consumirle energias a nuestro profesor le hace traspasar los límites de la ética en el trabajo, valiéndole encontrarse en la difícil situación de poder perder el trabajo.

¿Y que ocurre al final entre Rosie y Don? Pues con un final muy previsible sólo queda en duda si su transformación es definitiva o sólo coyuntural, para el “momento conquista”. Y si al cambiar le seguirá gustando a Rosie.

Si me preguntan a mí, con el cambio de personalidad pierde encanto Don y pierde encanto la historia. Hasta entonces las andanzas de nuestro chico, contadas desde su punto de vista, son muy entretenidas, tiernas e inocentes. ¡Es tan adorable como un cachorro juguetón!

Aunque es un libro cerrado parece que el autor ha publicado ya una continuación de la novela. El personaje de Don bien merece seguir deleitándonos aunque da un poco de miedo que por querer seguir el filón, si el autor no lo hace bien, empañe el buen gusto que me dejó esta novela. En fin, aun así, con miedo y todo, me leeré la segunda parte un dia de estos.

Anuncios