MARISA GREY.- “Cadena de favores”.

cadena de favores

  • Nº de páginas: 400 págs.
  • Editorial: S.A. EDICIONES B
  • ISBN: 9788415420453

SINOPSIS:

Abandonada por su marido, Emily Coleman vive con su hijo en un rancho aislado en medio de una tierra violenta y despiadada, acosada por las deudas y por los hombres que codician sus tierras. Si quiere sobrevivir, tendrá que cruzar Kansas para vender su ganado en la peligrosa Dodge City. Sam Truman, un hombre de pasado turbulento que aparecerá de manera inesperada en su vida, emprenderá con ella un viaje lleno de imprevistos y peligros en el que aprenderá a ser dueña de su destino y descubrirá que el amor puede ser una tortura y, a la vez, la más dulce de las esperanzas.

RESEÑA:

Una bonita historia que me situa en esas tardes de mi infancia absorta en el western que solía haber después de comer.

Casi me parecía estar viendo una película en la televisión vieja –con culo, que decimos en confianza- y no en esta plana supermoderna que es la que tiene casi todo el mundo. Los dos rombos también estaban en mi imaginación porque había algún beso que otro y porque, cuando ponían la peli por la noche, me marcó esa manía de mi madre de mandarme a dormir. Noche, película en blanco y negro y dos rombos son tres cosas indisolublemente unidas en mis recuerdos.¡Es muy tarde… y tiene dos rombos! ¡A la cama! Y una, que ha sido noctámbula de toda la vida, refunfuñando obedecía.

Esta lectura ha sido, sobre todo, un rememorar ese universo hollywoodiense en el que ellas aparecen muy recatadas con sus vestiditos estilo “casa de la pradera” y ellos con pinta desaseada y mirada peligrosa.

El libro, porque al final es un libro aunque mi mente lo convierta en película, muestra la lucha de Claire y su evolución personal desde una mujer maltratada y hasta cierto punto pusilánime hasta una fuerte y atrevida, pero siempre en clave de aventuras. Todo ese crecimiento se produce al amparo de Sam, un desconocido al que acogió herido en su casa y que acabó trabajando para ella.

Lógicamente (es una historia romántica) se enamoran, pero su relación está abocada al fracaso porque sobrevuela sobre ellos la amenaza de un marido ausente pero vivo.

Y mientras, todos los sucesos (intento de robo de dinero, incendio, …) contribuyen a construir una historia entretenidísima y muy bien contada.

Visualizándola en blanco y negro volví a ver vaqueros dirigiendo el ganado y tragando polvo, el paso del rio con las carretas, las emboscadas, el cambio de look del vaquero de barba cerrada que tras asearse parece un dandy,…

Las aventuras y personajes son ya conocidos de mil películas:

  • La chica valiente que lucha por sus tierras.
  • El pistolero peligroso pero buena gente.
  • La dueña de la tienda, un poco miserable.
  • El indio criado por los blancos, que no pertenece del todo a ninguno de los dos mundos.
  • La chica cargada de prejuicios hacia los indios que acaba enamorándose de él.
  • El viejo trabajador que ejerce de protector de la chica.
  • El vecino rico y ambicioso empeñado en hacerse a toda costa con las tierras.

Se supone que los tenía que tener muy vistos pero lo cierto es que la novela me dejó un buen sabor de boca. ¡Sería la añoranza!.

Decididamente, es una lectura recomendable para los nostálgicos del western.