“ALTO RIESGO” de Ken Follet

alto riesgo ken follet

SINOPSIS

El día D se acerca. Todavía no se sabe dónde ni cuándo, pero los alemanes están convencidos de que será pronto. Felicity Clariet, Flick, es una de las agentes más valiosas de la unidad encargada de las operaciones de sabotaje que opera en el norte de Francia. A Flick le consta que el éxito del desembarco aliado depende de que las líneas de comunicación con Berlín no funcionen. Y es en Sainte-Cécile, cerca de Reims, donde se encuentra el mayor centro de comunicaciones de la Francia ocupada, alojado en un antiguo castillo del siglo XVII. En estos momentos ese siniestro castillo constituye el objetivo de mayor importancia estratégica.

Cuando Flick intenta un asalto directo, la operación fracasa estrepitosamente. Su grupo resulta destruido, sus superiores empiezan a dudar de ella. Sólo le resta una última oportunidad para cumplir la misión.

El nuevo plan requiere un grupo exclusivamente femenino y no profesional, que debe ser reclutado y entrenado en cuestión de días. Deben intentar infiltrarse en el castillo a la vista de los nazis, aunque hay muchas cosas que Flick desconoce, secretos en las filas de los alemanes, entre los miembros de su equipo, secretos que guardan las personas en quienes ella más confía.

Opinión:

Estaba yo mirando los libros en inglés de la biblioteca (si, no me rindo y de vez en cuando doy un paseo por allí para ver si pillo algo atractivo con lo que engolosinarme para empezar a leer en inglés) cuando veo un libro mal colocado. Estaba en castellano. Muy dispuesta lo agarro y voy a ponerlo en su sitio. De camino empiezo a leer la contraportada y no fue a la estantería. Fue al bolsón. Se que no es razonable porque no me da tiempo a leerlos pero siempre voy a la biblioteca con una bolsa grandísima. Hay días que me voy con más de 20 libros a casa (el préstamo máximo de una tacada son 21 materiales. Son cantidad de generosos). Ventajas: en casa los empiezo a leer tranquilamente. Me gusta, sigo. No cuaja, pues al bolsón para devolución.

Aunque hace tiempo que estoy cansada de novelas ambientadas en la Segunda Guerra Mundial el resumen me sedujo. Un grupo de chicas espías. Pintaba interesante. A eso se sumaba que Ken Follet es el autor de obras que disfruté como “Los pilares de la tierra” o “Una fortuna peligrosa”. Así que, sillón y cojín entre las piernas para elevar el libro. Ya lo tenía todo.

Vale, esta novela fue de las que no pude alternar con otra lectura. A la mínima volvía a ella. Resulta que es todo acción, con personajes fuertes e interesantes.

Todo comienza con un ataque de la resistencia francesa a un centro de comunicaciones nazi en un pequeño pueblo. El que dirige la operación es el marido de Flick, una espía inglesa que está allí simplemente para informar luego a Londres-.

Ejecutan los planes en base a la información erronea que les ha dado el MI6 (conocido mío de las películas de James Bond, agente 007). Hay más soldados nazis de los previstos. El ataque fracasa.

Flick deja a su marido al cuidado de Genevieve, después de enterarse que tienen una aventura y vuelve a Londres bastante destrozada y enfadada. Con su marido y con el MI6.

Allí idea un plan atrevido. Volver a atacar pero esta vez con un equipo totalmente femenino disfrazado de señoras de la limpieza. Necesita al menos una buena tiradora, una experta en explosivos, una en comunicaciones y alguna otra de apoyo. Todas ellas deben hablar francés como si fuesen nativas. La lectura de cómo emprende la tarea de localizarlas, convencerlas, formarlas para la misión es adictiva.

Ese centro de comunicaciones es un objetivo decisivo en la capacidad de reacción de los nazis al desembarco previsto de las tropas aliadas en Francia. Y Flick es consciente de ello, por lo que está dispuesta a jugarse la vida para conseguir destruirlo.

En el lado nazi tenemos a un espía que antes de la guerra trabajó para la policía. Ahora disfruta de un cierto estatus y poder. Es un interrogador eficaz como pocos. Aunque no es un torturador al uso (brutal y sádico, de los que disfrutan causando dolor) y siente un cierto rechazo ante determinadas prácticas, no duda en hacer uso de ellas si lo considera necesario. Al lector que no comulgue mucho con aquello de “el fin justifica los medios” le es difícil sentir simpatía hacia él.

Fue testigo de cómo Flick, una mujer menudita, se echó a los hombros a un compañero herido y corrió para ponerlo a salvo. Se sintió fascinado. Eso no le impide buscarla para darle caza. Torturando a los pocos guerrilleros de la resistencia que quedaron vivos tras el infructuoso ataque a centro de comunicaciones consiguió información suficiente para acabar con el contacto en la zona de los espías ingleses.

Al final la novela es una batalla entre dos mentes: Flick contra el espia nazi. La diferencia es que Flick es el objetivo de él y ella tiene como objetivo la central. Sabe que la está buscando para torturarla y conseguir información vital de la resistencia francesa. Eso hace que la misión de Flick se complique pero no que ceje en su empeño.

Al lector le es fácil posicionarse en el lado de los aliados, pero a través de las páginas de la novela fui consciente de varias cosas que no podía obviar: en ambos bando hay gente que le gusta la guerra y disfruta del poder, hay inocentes con vidas acabadas demasiado pronto, hay extrañas lealtades. Hay muchos grises aquí y eso me gusta. Me resulta fascinante el personaje de la amante del espía nazi, un bellísima mujer a la que él salva de su destino en un campo de concentración por judía y acaba colaborando con las fuerzas de ocupación nazis.

Me gustaron los personajes porque la mayoría despertaron emociones en mi. A algunos los odié, como al sádico torturador, otros me provocaron profunda tristeza, otros me produjeron admiración por su arrojo, otros me desesperaron por su poca cabeza… Vamos, tuve un poquito de todo.

El personaje de Flick me recordaba mucho al de Escarlata O’Hara de la novela “Lo que el viento se llevo” con su frase “.. después de todo, mañana será otro día”. Flick era capaz de dejar de lado las emociones hasta terminar con lo que creía que debía hacer. Ahí radicaba su fuerza. Porque era esa capacidad, que la hacía parecer fría y sin sentimientos, la que le permitía sobrevivir donde otros caían. Ella es la que dirige la operación. Una a su juventud y hermosura una mente muy inteligente y unas grandes dotes de mando y organización. Ha logrado sobrevivir bastante tiempo haciendo un “trabajo” arriesgado. ¿Qué la hace diferente? Que toma muchas medidas de seguridad.

Bueno, creo que ya os hacéis una idea de qué va la novela. Espías y acción a mansalva . También os encontrareis con un poquito de romance y final agridulce. Os pongo el enlace a Novilis, libros de historia naval y militar, que dice que es un petardo de libro. Yo disiento. Lo disfruté. Hacía muchos años que no leía nada de espías.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s