“ZODIAC” de Sam Wilson.

 

ZODIAC Sam Wilson

SINOPSIS según Amazón.

En una sociedad dividida en función de los signos del zodiaco, las campanadas de media noche trazan la línea que separa una vida de lujos, como la de los Capricornio, de la mayor de las pobrezas, como los Aries. En esta volátil sociedad se produce un asesinato especialmente cruel: la del jefe de policía. Holly, la única testigo del caso, ha desaparecido sin dejar rastro. El caso pasa a ser investigado por Jerome Burton, que en colaboración con Lindi Childs, astróloga especializada en crear perfil les criminales en base a los signos zodiacales, intentará encontrar al asesino valiéndose de cartas astrales, a pesar del escepticismo inicial de Burton.
Todas las miradas están puestas en el detective Jerome Burton y la astróloga Lindi Childs. Pueden no estar de acuerdo en que las respuestas están escritas en las estrellas, pero sí en que se está ejecutando un gran y maléfico plan.

RESEÑA:

Hoooola…. ¡Mi madre, cuanto tiempo sin aparecer por aquí!

Tras una época de oscuridad lectora (ya sabéis, en la que dejo los libros sin acabar porque no me atrapan) vuelvo con una novela que sin ser el no va más del suspense me resultó original y me tuvo enganchada hasta el final.

En ella nos encontramos con un crimen en la ciudad de San Celeste, en un mundo donde coexisten personas de distintos signos como si fuesen de culturas distintas, unas más permeables que otras. Por ejemplo, los virgos no son capaces de diferenciar a que signo pertenece una persona por su manera de hablar o comportarse, con lo cual son bastante sociables con los demás. Los que pertenecen a los restantes signos del zodiaco sí y actúan en consecuencia: prejuicios contra los Aries que suelen ser delincuentes y pobres, cierta sumision a los Capricornio por su preminencia sobre los demás en poder y dinero, etc.

Los trabajos se eligen habitualmente en función del signo al que se pertenece y las cartas astrales y los estudios de las estrellas en un momento concreto (el del asesinato, por ejemplo) están a la orden del día.

Me llamaba la atención como podían existir este tipo de guetos (se agrupan por barrios en las ciudades) si en una misma familia hay de todos los signos. Pero no. Se toman medidas para la concepción y se fuerzan los partos en una fecha concreta para que el niño sea del mismo signo que la familia. ¡Un despropósito total!

Aquellos que nacen en una signo diferente al familiar son niños con muchos problemas de conducta y… este es parte del meollo de la novela porque casi todos los caminos de la investigación conducen a una escuela donde se llevaban a cabo terapias experimentales.

Jerome Burton y Lindi Childs investigan juntos, aunque él prefiere los “buenos” métodos policiales de siempre y no tiene mucho en cuenta la aportación de Lindi hasta que esta le hace ver que la forma en que el asesino mata tiene que ver con el zodiaco (signo de tierra, de fuego…)

Tengo que decir que a mí la astrología no me llama nada la atención y temí que tantas referencias al tema me aburrieran. Pero no. No resultaron pesadas.

El suspense desaparece pronto. Intuyes y poco después sabes con certeza quien está detrás de los asesinatos. Lo difícil es posicionarse. Normalmente con una novela de este tipo quieres que atrapen al asesino pero aquí estaba yo sintiendo simpatía por el poli y la astróloga y deseando que fracasaran en su trabajo porque los muertos eran malos remalos.

Es muy entretenido el desarrollo de los acontecimientos: el poder de la prensa y de las redes sociales sobrevolandolo todo, el entramado policial que defiende la existencia de un escuadrón que actúa fuera de la ley (por decirlo suavemente),  el agrupamiento de los aries en torno a un lider carismático llamado Solomon Mahout, la investigación sobre los trabajos de un eminente astrólogo, … todos estos ingredientes bien mezclados dan como fruto una buena historia.

Hacia el final del libro los acontecimiento se precipitan y la sensación es de caos y destrucción. Muy tipo peli.

La pregunta que te haces cuando cierras el libro es ¿el fin justifica los medios? Los “daños colaterales” son dolorosos y entre ellos hay personajes que debieron tener una vida mejor. Tengo una sensación amarga por el fin de un personaje en concreto. Su vida, bastante dramática, fue manipulada por alguien a quien él apreciaba cuando ya la tenía encauzada y era más o menos “feliz”. La motivación final no puedo desvelárosla para no chafaros la historia, que espero leáis.

No está nada mal para ser la primera novela del autor.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s