MARISSA MEYER.- Cinder (Crónicas Lunares I).

GT18696.jpg

  • Nº de páginas: 432 págs.
  • Editorial: MONTENA
  • ISBN: 9788484418696

SINOPSIS:

Cuando Cinder conoce a Kai, el príncipe de Nueva Pekín, el mundo está patas arriba. Una plaga mortal está causando estragos entre la población del reino, y los científicos trabajan contrarreloj para encontrar una posible vacuna. Tras la infección de Peony, la hermanastra y única amiga de Cinder, esta se ve obligada a trasladarse al hospital para participar como voluntaria en las pruebas médicas que está llevando a cabo el misterioso doctor Erland, unas pruebas a las que ningún otro participante ha sobrevivido. Pero, para sorpresa de todos, Cinder saldrá con vida. Y no solo eso: en el hospital se descubrirá un secreto de su pasado que podría cambiar el futuro del mundo, y unir a Cinder y Kai de forma inesperada.

La primera parte de la serie Crónicas Lunares, Cinder, es un remake futurista del cuento de La Cenicienta.

COMENTARIO:

Tengo que decir que, de nuevo, cogí este libro de la biblioteca por su portada. Y sé que más de dos veces me he llevado un buen chasco por hacer eso, pero ¡hay portadas tan bonitas!. Debe ser que todavía me dura el trauma de cuando en la biblioteca de mi ciudad no teníamos acceso directo a los libros y teníamos que pedirlos rellenando una ficha con el título, el autor y la signatura. Ni os imagináis la de pestiñazos que cayeron en mis manos y lo difícil que es guiarte por el título para acercarte a tus gustos. Y ahora me encuentro en un paraíso, con portadas en general llamativas y con sinopsis de los libros (que os “coloco” en cada entrada del blog). Eso, con una ojeada rápida a la forma de escribir y al principio de la historia, eleva mis aciertos muchísimo.

Bueno, a lo que iba, lo cogí por lo que os he dicho y porque tengo muy abandonada la ciencia ficción, que es un género que siempre me ha gustado (y en cine, ni os cuento: embobada me quedo a la mínima).

Y por eso probablemente no soy objetiva, pero ¡que más da! ¡Cinder me ha conquistado!. Me parece una buena novela. El libro es “gordito” pero de verdad que se lee sin sentir.

Empieza presentando a Cinder en el espacio temporal posterior a una cuarta Guerra Mundial. No es una chica tonta, esperando un hada madrina. Es una luchadora. Está “entrenada” para soportar el rechazo porque vive con una madrastra (tutora legal la llama ella) y hermanastra como las del cuento, ambas absolutamente detestables por como la tratan. Acostumbrada a ser ciudadana de segunda categoría, muy a menudo provoca aversión en los demás por su condición de ciborg. Y a pesar de tener tanto en contra es la mejor mecánica de la ciudad, muy inteligente y muy estable emocionalmente. Digo esto porque, a pesar de enamorarse de Kay, el emperador, no asistimos a un “¡voy a esperar aquí sentadita a que mi príncipe me rescate de esta vida tan dura!” sino que Cinder, como buena chica independiente, hace su vida y lo que cree que debe en cada momento (cosa que agradecemos porque nos gusta la historia que se cuenta).

A partir de ahí uno se mete de lleno en el mundo creado por Marissa Meyer, con sus avances tecnológicos: levitadores, operaciones de cirugía impensables actualmente, robots y “archiperres” varios que hacen la vida más fácil a los humanos. Y junto a todo eso nos damos cuenta que ese mundo que ha creado se guía por las emociones de siempre: la ambición y la ira de la reina lunar, el amor de Cinder por Kai y Peony, la responsabilidad de Kai, la venganza del doctor Erland, …

Y aunque la trama no es demasiado novedosa en cuanto a la lucha contra la pandemia y el enfrentamiento con la reina lunar la forma en que se desarrolla es muy amena. Y me ha sorprendido la cercanía que experimentan los personajes, y como consecuencia de ello el lector, a los robots. Iko, la mejor amiga de Cinder, es una máquina pero constituye un personaje entrañable. Simpática y un poco loca pone, lo mismo que el de Trevor, las pinceladas de humor en la trama.

El estilo es muy ágil. He echado un poco a faltar más de detalle a la hora de describir a los personajes, pero no mucho la verdad: así mi imaginación es dueña y señora de dibujarlos como se me antoje.

Y así, con algunas referencias al cuento original (el príncipe, el baile, la pérdida del zapato – en este caso del pie-) la autora construye una historia que me atrapó desde el principio al final… que en este caso no está cerrado. Es muy buen final pero me llevó con prisa y sin pausa a “Scarlet”, el segundo libro de crónicas lunares, ya leído y que os comentaré en cuanto pueda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s